Hijas de la Caridad


El 29 de noviembre 1633, en una pequeña casa de la actual calle Monge de París, se reunieron apenas media docena de mujeres junto con Luisa de Marillac y alentadas por Vicente de Paúl. Mujeres valientes con un solo objetivo en su vida: vivir el Evangelio de Jesús de Nazaret, ayudar a construir en este mundo el Reino de Dios, un reino de justicia, de verdad, de amor. Un lugar donde los pobres serán los primeros.

Rompiendo los esquemas de la época, en las que las mujeres “o casadas o enclaustradas” este grupo va a la casa de los pobres, atiende a los enfermos en los hospitales, acoge a los niños abandonados, va a socorrer a los soldados heridos al campo de batalla... El pueblo cuando las ve actuar les da un nombre. Hijas de la Caridad, o lo que es lo mismo, hijas del amor de Dios, que diría san Vicente, porque sólo desde el amor a Dios se entiende su vida entregada.

Aquel pequeño grupo creció y rompió fronteras llegando a Polonia, Italia, España… hoy presentes en 93 países siguen atendiendo multitud de pobrezas y construyendo un mundo mejor desde la educación, la sanidad, la promoción social, estando allí donde nadie llega, creando sensibilidades.

Con ese mismo espíritu de amor y servicio llegaron a Cartagena hace más de 100 años y hoy están entre nosotros en el Hogar de la Infancia, en el Colegio Patronato del Sagrado Corazón y en el Colegio San Vicente de Pául.

En este pequeño video podemos ver recogido su ser y su hacer, su vida sencilla que tiene como centro el amor y el servicio.

?