Educación Secundaria - Metodología


TRABAJO COOPERATIVO

Las metodologías activas han de apoyarse en estructuras de aprendizaje cooperativo, de forma que, a través de la resolución conjunta de las tareas, los miembros del grupo conozcan las estrategias utilizadas por sus compañeros y puedan aplicarlas a situaciones similares.

TRABAJO POR BUENAS PRÁCTICAS

El trabajo por BUENAS PRÁCTICAS, especialmente relevante para el aprendizaje por competencias, se basa en la propuesta de un plan de acción con el que se busca conseguir un determinado resultado práctico. Esta metodología pretende ayudar al alumnado a organizar su pensamiento favoreciendo en ellos la reflexión, la crítica, la elaboración de hipótesis y la tarea investigadora a través de un proceso en el que cada uno asume la responsabilidad de su aprendizaje, aplicando sus conocimientos y habilidades a BUENAS PRÁCTICAS reales. Se favorece, por tanto, un aprendizaje orientado a la acción en el que se integran varias áreas o materias: los estudiantes ponen en juego un conjunto amplio de conocimientos, habilidades o destrezas y actitudes personales, es decir, los elementos que integran las distintas competencias.

EL PORFOLIO

El portfolio aporta información extensa sobre el aprendizaje del alumnado, refuerza la evaluación continua y permite compartir resultados de aprendizaje. El portfolio es una herramienta motivadora para el alumnado que potencia su autonomía y desarrolla su pensamiento crítico y reflexivo.

RUTINAS DE PENSAMIENTO

Rutinas de pensamiento: son instrumentos para estructurar el pensamiento de los alumnos y hacerlo visible. Su objetivo es que los alumnos sean más reflexivos, sean capaces de observar varios puntos de vista y ganen en autonomía.

TAREAS INTEGRADAS

Tareas integradas: ayudan a estructurar mentalmente el trabajo a realizar por el alumno con unos pasos determinados.

TECNOLOGÍAS APLICADAS A LA EDUCACIÓN

La tecnología es cada vez más una herramienta de aprendizaje integral para promover el desarrollo social, lingüístico y cognitivo de los alumnos. Las tecnologías del aprendizaje y del conocimiento (TACs) les animan a pensar, les ofrecen oportunidades de control y resolución de problemas, mientras que nos proporcionan a los docentes una ventana al desarrollo de nuestro alumnado. Por ello aplicamos herramientas TIC a través de las pizarras digitales interactivas, las tablets y los dispositivos móviles.